Posted on

Jugando en el potrero

Lejos de los tiempos de aquellas andanzas, en ese potrero cerca de casa, donde reinaban la pelota, la bicicleta y las bolitas, partimos en vísperas de un fin de semana largo hacia un potrero aún más lejano. Con nuestras bicis y con el mismo espíritu que en aquellos tiempos.
 
9,8,7.
 
Parece ser que no fuimos los únicos con la idea de escaparnos aquel fin de semana, así que la ruta estaba por demás concurrida. Nos vimos obligados a hacer una extraña progresión descendente en el orden de los números de ruta por los que circulábamos. Nuestro plan inicial de ir cómodos por la autopista de la ruta 9, fue alterado por algún accidente que sobrecargó esta Via; atajo y hacia la 8. El plan B no duró mucho ya que alguna otra inoportunidad se repetiría por esos lares, y entonces, otro desvío nos dejó en la querida ruta 7, que nos llevaría luego de 850 km hasta el potrero tan ansiado.
 
San Luis - Superia 400 -001
 
Potrero de los Funes es un pequeño valle enclavado en medio de las sierras de San Luis que ha tenido un desarrollo exponencial a partir de la construcción de su conocido autódromo en el año 2008.

Con un pequeño lago en el centro, sierras que lo rodean, varios campings, mucha naturaleza, y un parripollo del que me explayaré especialmente más adelante, este circuito de 6270 mts nos sitúa en un lugar extraño pero que nos incita a salir con nuestras bicis.
 
Final - 003
 
CEREMONIA.
 
Llegamos cerca de las 20.00hs, tiempo suficiente para ir al camping y armar las carpas. Tengo la curiosa convicción de que para sentirnos jóvenes y recordar aquellos viejos tiempos (sin tener la sensación de que ya no volverán), hay que, al menos una vez al año, dormir en una carpa en medio de la naturaleza. Esta extraña ceremonia la vengo cumpliendo hace ya años y me funciona perfectamente.
 
San Luis - U1600 - 1 - 007
 
Entonces, luego de armar las carpas y de una pasada por una pizzería, nos quedó tiempo para unas vueltas de reconocimiento nocturna al circuito (para ayudar a la digestión, claro). 11:00 a dormir, despertador : 06.00 hs.
 
Copy of San Luis - U1600 - 1 - 008
 
Copy of San Luis - U1600 - 1 - 003
 
“PISTEANDO COMO UN CAMPEÓN…”
 
Armamos nuestras bicis, una fixed para Octavio y mi vieja Tern Link D8 totalmente tuneada. Abro paréntesis aquí y les anticipo que en la próxima nota de este blog se enterarán de una carrera muy especial a realizarse en el viejo continente, en la que esta bicicleta y quien escribe participarán en un par de meses; cierro paréntesis.

El tercer integrante del Team, Bernardo, casi como en castigo por su reciente fractura y consiguiente yeso, estuvo a cargo del registro fotográfico. Cumplió con las expectativas y nos hizo tomar el tiempo para graficar correctamente esta nota.
 
Copy of San Luis - U1600 - 1 - 015
 
Circular por el circuito del autódromo es en principio extraño y al rato adictivo. El circuito es por demás ancho y cualquier auto que circula por aquí nos pasa muy lejos para lo que estamos acostumbrados a pedalear por Baires, la calle no es plana, tiene pendientes prolongadas y por ende duras trepadas. Aprovechando el poco viento, pudimos promediar 36 km/h. La sensación de levantar mas de 50 km/h en un sprint es tan divertida como aquellas sensaciones de juventud en el potrero cerca de casa.
 
Final - 007
 
Copy of San Luis - TX1600 - 027
 
VAMOS SUBIENDO LA CUESTA.
 
Si alguno se acuerda de esta canción, vamos subiendo la cuesta. Arriba esta calle se viste de naturaleza y son unos 30km de curvas y trepadas, un mirador en el que apreciamos el horizonte de la llanura y una hermosa bajada que nos deposita en una curiosa ciudad.
 
Final - 021
 
Final - 001

 

La quebrada de los Cóndores es un camino de montaña que atraviesa un cerro y nos lleva hacia la ciudad de La Punta, la más joven del país. Propuesta para albergar los juegos Panamericanos del 2019, esta ciudad cuenta con una réplica del Cabildo de Bs As en tamaño real, una universidad, un estadio moderno, calles limpias  y bicisendas.

Solo hay que sufrir un poco (o bastante) dependiendo del estado físico y la cantidad de cambios que tengamos, pero llegar al mirador en la parte más alta, nos presagia una bajada en la que nos olvidaremos de pedalear (salvo la fixed).
 
Final - 025
 
Final - 029
 
La bajada es el placer de los Dioses, duelen las manos al rato de llevar los frenos apretados, la ciclocomputadora registra más de 60 km/h y las curvas ciegas anuncian incertidumbre. Por suerte, pocos o casi ningún auto se asoma. Aprovechamos las primeras horas del día donde los turistas aún duermen. Terminando una larga recta frenamos, extrañamos la pendiente, solo se oyen los latidos del corazón que vuelven a su ritmo normal.
 
DOS ANCLAS.
 
El salero ocupa un espacio en nuestra casa al que no le brindamos mucha importancia, salvo cuando le queremos dar gusto a lo que cocinamos. Pero como todo en la vida tiene una historia y un camino.

Las Salinas Del Bebedero están situadas a unos 40km de la ciudad capital de San Luis, y es uno de los tantos lugares de extracción de sal que tiene la empresa Dos Anclas. Partimos hacia allí con nuestras bicis, para conocer un extraño lugar que ahora recuerdo por ejemplo cada vez que le pongo sal a las papas fritas.
 
Final - 033
 
Copy of San Luis - U1600 - 1 - 036
 
Una laguna con alto contenido de sales que se seca es un campo propicio para “cosechar” sal, en efecto este lugar se secó y las máquinas periódicamente levantan los bloques de sal, transportandolos hasta lugares preestablecidos que forman grandes montañas amesetadas de pura sal.

Rodar por campos de sal es como por ejemplo sentirse en el planeta Tatooine de Star Wars, nos seguimos sintiendo chicos, derrapando, y clavando la rueda delantera en alguna parte demasiado blanda del camino.

Mañana tendremos que lavar las bicis y me acuerdo de cuando llegábamos embarrados a casa luego de pasar por el potrero.
 
Final - 032
 
ULTIMO DÍA, ÚLTIMA CUBIERTA.
 
06:00 hs del último día y nos espera el circuito para hacer las últimas vueltas llegando a la bandera a cuadros.

Con el amanecer recibiendonos estamos girando en la pista, vuelta tras vuelta el aroma de los hornos de una panadería aún cerrada al borde de la pista nos anticipa el próximo desayuno.

Los hidratos son bien recibidos por nuestro organismo y nos dan la cuota extra para volver a la pista y seguir girando.
 
San Luis - U1600 - 1 - 021
 
Luego de un par de horas y cuando la última cubierta de la fixed dice basta, destruida por la mezcla de skiddear en la pendiente y el piso súper abrasivo del circuito, nos damos cuenta que el juego se terminó, como con la pelota pinchada nos vemos obligados a regresar a casa desde el potrero.
 
Final - 005
 
Antes de regresar a la ruta hacia Buenos Aires, pasamos por un puesto callejero al costado de la pista al que vimos y olimos durante todas las vueltas: un parrilla “only” pollo, su dueño nos cuenta su secreto como el lugar donde esconde un tesoro.”A las 9 de la mañana empiezo a cocinarlos, despacito, despacito…”,
 
Copy of San Luis - U1600 - 1 - 010
 
No tenemos platos ni cubiertos, no hay mesas ni nada, solo naturaleza, entonces comprobamos el viejo dicho. “Nada mas lindo que comer el pollo con las manos”.

Regresamos a casa desde Potrero de los Funes, con la misma sensación que teníamos al volver a casa sucios y cansados, desde el potrero a la vuelta de casa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *